Los Veintiocho rechazan la invitación de Netanyahu para que trasladen sus embajadas a Jerusalén

Unión Europea

    • El primer ministro israelí anima a la Unión Europea a seguir el ejemplo de EE.UU.
    • «El reconocimiento de la realidad es la sustancia de la paz», ha dicho en Bruselas
    • Los países europeos, sin embargo, han rechazado en bloque mover sus legaciones
    • «Seguiremos respetando el consenso internacional», remarca Federica Mogherini
 AGENCIAS

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha instado este lunes a seguir el ejemplo de Estados Unidos y trasladar sus embajadas a Jerusalén, con el argumento de que «el reconocimiento de la realidad es la sustancia de la paz, el fundamento de la paz», aunque se ha encontrado con el rechazo firme y unánime de los Veintiocho, que creen que ese tipo de medidas unilaterales solo inflaman las tensiones en la región y no pavimentan el camino haciua una solución dialogada del conflicto entre israelíes y palestinos.

Netanyahu ha trasladado su invitación a los países de la Unión Europea durante una visita a las instituciones comunitarias en Bruselas, la primera de un primer ministro israelí en más de dos décadas, y a rebufo del reciente anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que Washington llevará su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, lo que convierte a Estados Unidos en el único país del mundo que, contra las resoluciones adoptadas en Naciones Unidas, reconoce la soberanía israelí sobre la disputada ciudad.

“Creo que todos o la mayor parte de los países europeos trasladarán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán que es la capital de Israel“

Tras mantener un desayuno de trabajo con los ministros europeos de Exteriores, Netanyahu se ha dicho convencido de que los países de la Unión Europea acabarán también por cambiar el emplazamiento de sus legaciones diplomáticas: «Creo que todos o la mayor parte de los países europeos trasladarán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán que es la capital de Israel y se implicarán de manera firme con nosotros en favor de la seguridad, la prosperidad y la paz», ha indicado en una declaración a la prensa junto a la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini.

«Aunque aún no tenemos un acuerdo, creo que esto es lo que pasará en el futuro», ha aventurado Netanyahu, aunque Mogherini se ha atenido a la posición actual y ha vuelto a marcar distancias con la postura de Washington: «Creemos que única solución realista al conflicto entre Israel y Palestina está fundada en dos Estados, con Jerusalén como capital de los dos Estados, siguiendo las fronteras de 1967. Esa es nuestra posición consolidada y seguiremos respetando el consenso internacional hasta que el estatus de la ciudad se resuelva mediante la negociación», ha subrayado.

reproducir video

Reconocer la realidad

“Que los palestinos reconozcan el Estado Judío, y el hecho de que Jerusalén es su capital“

Netanyahu, en cualquier caso, ha pedido esperar a conocer la propuesta «en camino» que prevé presentar la Casa Blanca para alcanzar una paz negociada en Oriente Medio: «Creo que deberíamos dar una oportunidad a la paz, ver lo que se presenta y ver si podemos avanzar en la paz», ha enfatizado, a la vez que señalaba que ésta debe «empezar por un sitio: reconocer el Estado judío. Que lo reconozcan los palestinos, y el hecho de que Jerusalén es su capital».

El primer ministro israelí ha insistido en que su país «ha extendido su mano a la paz con sus vecinos palestinos durante cien años», pero, según ha denunciado, solo ha recibido agresiones como respuesta: «Hemos sido atacados constantemente, no por uno u otro trozo de territorio sino por cualquier territorio que fuera un Estado, una nación-Estado para el pueblo judío», ha lamentado, recordando la «negación continua de los palestinos al derecho de Israel de existir como un Estado judío, y la negación de nuestra historia».

Asimismo, Netanyahu ha puesto de relieve que «durante tres mil años Jerusalén ha sido la capital del pueblo judío, desde los tiempos del rey David», y que cuando vivían los judíos en los guetos europeos «nunca perdieron su conexión» con la Ciudad Santa. En este sentido, ha lamentado que la ONU o la Unesco «nieguen esa conexión» y «la verdad histórica de que Jerusalén ha sido la capital de Israel durante los últimos 70 años».

«Lo que el presidente Trump ha hecho es poner claramente los hechos sobre la mesa. La paz se basa en la realidad, en reconocer la realidad. Y creo que el hecho de que Jerusalén es la capital de Israel es claramente evidente para todos los que visitan Israel», ha apuntado. Para Netanyahu, esta cuestión «no obvia la paz» sino que «hace la paz posible, porque reconocer la realidad es la sustancia, el fundamento de la paz».

La comunidad internacional critica la decisión y apuesta por una solución acordada entre Israel y Palestina

Escaso eco entre los Veintiocho

Netanyahu ha abandonado Bruselas sin reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, a causa de las dificultades y retrasos en la circulación que ha provocado la tormenta de nieve en la capital comunitaria, y no parece que ni siquiera sus aliados europeos más cercanos vayan a romper, al menos de momento, la postura común.

“Me cuesta ver que cualquier otro país haga eso y no creo que ningún país de la Unión Europea lo haga“

Así lo ha señalado la ministra sueca de Exteriores, Margot Wallstrom, en declaraciones a la prensa tras la reunión mantenida con el primer ministro israelí: «Me cuesta ver que cualquier otro país haga eso y no creo que ningún otro país de la Unión Europea lo haga», ha comentado en alusión a la controvertida decisión estadounidense, que ha desatado protestas violentas en Oriente Medio.

De hecho, la posibilidad de que se eleve la tensión en la zona y se quiebre cualquier esperanza de un acuerdo de paz -las negociaciones están estancadas desde 2014- es el principal argumento de los Veintiocho para no secundar el movimiento de Trump.

«Estoy convencido de que es imposible aliviar la tensión con una solución unilateral», señalaba este mismo lunes el ministro checo de Exteriores, Lubomir Zaoralek, pese a que Praga fue una de las pocas capitales que la semana pasada se dijo dispuesta a seguir el ejemplo estadounidense. «Estamos hablando de un Estado israelí, pero al mismo tiempo tenemos que hablar de un Estado palestino», ha concluido.

ACERCA AndaluzNews

Check Also

Alarma ante la escasez de enfermeras en España: faltan más de 95.000 para llegar a la media europea

Según un informe del Consejo General de Enfermería, en España solo hay 625 enfermeras por …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.