España, en la final de baloncesto femenino

El equipo de Mondelo supera a Serbia y asegura la primera medalla de su historia en unos Juegos

 

1471550338_882631_1471550606_noticia_normal

 

 

Laia, Anna, Alba, Laura, Astou, todas, las doce que estuvieron bajo el radar de Lucas Mondelo en el día D y la hora H para el baloncesto femenino español, alcanzaron la gloria olímpica al vencer a Serbia por 68-54. Sobrevolaron el duelo, ganado a pulso, de principio a fin, con una exhibición de superioridad colectiva, recursos y un despliegue de su talento. España dibujó en la cancha su firme determinación. No dio ni un respiro a un rival temible, al que no dejó apenas asomar la manita. La escuadra de Mondelo se aseguró un hito: la primera final y la primera medalla olímpica en la historia del baloncesto femenino español.

Era la guinda que le faltaba a una generación maravillosa de jugadoras, que honra a sus espléndidas antecesoras, Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar, Blanca Ares y tantas otras grandísimas jugadoras, y que enlaza con su plata en el Mundial de 2014, su oro en el Europeo de 2013, uno de sus siete podios en los últimos ocho campeonatos de Europa. La final olímpica culmina un trabajo de muchos años, el talento de una serie de jugadoras, paralela y muy en consonancia con el de la generación de Pau Gasol y compañía en hombres.

El equipo de Mondelo, además, ha sabido sobreponerse, sin rechistar, sin auto compadecerse, a la ausencia de su jugadora más determinante, Sancho Lyttle, lesionada el 17 de julio. Ha sido magníficamente suplida por la joven y prometedora Astou Ndour y por el sobreesfuerzo de Laura Nicholls, en un portentoso derroche de facultades, con la ayuda sobre todo de Laura Gil.

El equipo español salió como un cohete a por Serbia. Cerró a cal y canto su zona, a base de rebote defensivo, intimidación y tapones de Ndour y Nicholls. La extrema seguridad defensiva española, que tan solo permitió anotar nueve puntos a las serbias en ese primer asalto, le abrió muchas vías en ataque. Laia Palau por fuera, Nicholls por dentro, Anna Cruz y Alba Torrens de manera más esporádica, todas aportaron hasta cerrar el cuarto con un rotundo 20-9. Serbia trató de forzar situaciones cera del aro español, sin apenas resultado.

Marina Maljkovic, la seleccionadora serbia, pidió a sus jugadoras un sobreesfuerzo defensivo en el segundo acto. Puso en cancha a Sasa Cado y la escolta fue la mano ejecutora que recortó la diferencia a solo dos puntos (22-20). El parcial de 2-11 reveló lo muchísimo que le costó al equipo español asimilar el cambio de ritmo e intensidad defensiva de las serbias.

Lucas Mondelo dio cancha a Leticia Romero para dar más seguridad a las circulaciones de balón. Las cinco pérdidas en los cinco primeros minutos del segundo cuarto dieron vida a Serbia.

España esponjó su ataque y logró doblar balones para Ndour, para Nicholls, dos colosas bajo los aros, y tomó mantuvo a raya a Serbia aunque con ventajas cortas en primera instancia. Pero la tremenda superioridad de España en el rebote (44-31) provocó segundas opciones y e hizo mella en el equipo serbio. España, mediado el tercer cuarto, puso la directa (44-30) y sacó del partido a las jugadoras serbias, derrotadas mucho antes del final cuando llegaron a acumular una desventaja de 19 puntos (65-46). España hizo historia y se medirá, mañana, al vencedor del duelo entre Francia y Estados Unidos, éste un auténtico dream team.

 

ACERCA AndaluzNews

Check Also

El Mallorca retiene el liderato y distancia al Almería

  Andaluznews/Agencias El marcador final acabó con un 2-0 al en Son Moix con goles …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *